Centro CASE: Un pilar para el desarrollo de la electromovilidad en el país

213
El académico del DIMEC U. Chile, Dr. Williams Calderón, director del CASE, señala que trabajarán mancomunadamente con tres carteras de Gobierno: el Ministerio de Energía, Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones y el Ministerio de Medio Ambiente.

En abril de 2021 el Gobierno de Chile presentó un nuevo acuerdo para impulsar la electromovilidad; instancia que reunió a 68 instituciones y empresas, agrupando las acciones y metas en cinco grandes ejes: Duplicar la cantidad de modelos de vehículos eléctricos disponibles con respecto a los homologados el año anterior; incorporar vehículos eléctricos en al menos 15 organizaciones públicas y privadas; duplicar la cantidad de cargadores de la red pública con respecto al año anterior; lograr tener al menos 1.500 personas formadas en electromovilidad durante 2021; y fomentar nuevos usos de electromovilidad.

En este contexto nacional, el Centro de Aceleración Sostenible de Electromovilidad, CASE, liderado por el Dr. Williams Calderón, académico al Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Chile ( DIMEC U. Chile), tendrá un rol protagónico.

“Liderar el Centro CASE tiene una alta relevancia para la Universidad de Chile y para el país, porque aborda una temática nueva como lo es la electromovilidad, la que habilita otras oportunidades de desarrollo que forman parte de la Cuarta Revolución Industrial, junto con ejercer un rol de liderazgo en la articulación de entidades públicas, privadas, y Universidades”, expresa el responsable de esta ambiciosa iniciativa.

La propuesta, desarrollada junto a la Agencia de Sostenibilidad Energética, la Universidad de Santiago de Chile, la Universidad Austral de Chile la Universidad Tecnológica Metropolitana, la consultora internacional EY, (ex Ernst & Young), y el Centro Mario Molina junto a destacadas instituciones públicas y privadas, tiene 4 vectores de aceleración: Residencial, Regional, Industrial y Comercial, y Transversal.

A su vez, estas líneas de trabajo albergarán 15 proyectos de Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i), 6 proyectos de BBPP y 7 temáticas transversales.

En este sentido, “los proyectos serán una contribución importante a la generación de capacidades, información relevante para la toma de decisiones, y soluciones tecnológicas que formen parte de la cadena de valor de la electromovilidad”, indica.

Por otra parte, el docente de la Casa de Bello asevera que el CASE representa una oportunidad para la generación de iniciativas público-privadas de alto impacto, donde se buscará en forma permanente la vinculación con el sector privado para la generación de nuevos proyectos que aporten al desarrollo de la electromovilidad, y donde la FCFM tiene un rol de liderazgo en la formación de capacidades y valor agregado.

Conectando la demanda y la oferta

La Estrategia Nacional de Electromovilidad, lanzada durante el Gobierno anterior, planteaba que, en 2050, Chile tendrá más de 5 millones de autos eléctricos circulando. En esta línea, la autoridad del CASE respondió a cómo esperan aportar en la introducción de modelos de vehículos eléctricos y en la actualización del parque automotriz del país que, en la actualidad, es amplio y diverso.

“CASE tiene un rol relevante en la conexión de la demanda con la oferta, a través de la ejecución de su portafolio de proyectos que serán responsables de la generación de productos, servicios, y de información con metodologías rigurosas, como en el acceso a ésta por actores relevantes del mundo público para, entro otros, la generación de normativa, y privado para la toma de decisiones en la adopción y operación de vehículos y flotas eléctricas”, afirma.

Otro aspecto fundamental, es que el trabajo de este conjunto de especialistas está en directa coordinación con el Ministerios relevantes en el tema, en particular, el Ministerio de Energía, Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones y Ministerio de Medio Ambiente, instancias gubernamentales que están directamente ligadas a la estrategia nacional en la materia.

En relación a los resultados de un estudio del Instituto Ifo en Munich (Alemania), que muestra que los autos eléctricos solo reducen la contaminación ambiental en el papel y que desde su masificación incluso han ayudado a aumentar los registros de CO2; información que revelaron tras analizar la producción de las baterías y la huella de carbono, el académico indica que es necesario seguir analizando.

“Considero que es necesario seguir investigando para evaluar y entender las externalidades positivas y negativas, y en el caso que sea necesario desarrollar medidas de mitigación. CASE tiene la responsabilidad de generar información con metodologías rigurosas que permitan generar la confianza necesaria tanto para decisiones gubernamentales como de privados”, manifiesta.

Por Comunicaciones OpenBeauchef