Entrevista a Rodrigo Moraga, presidente CEIMEC 2020

246

Rodrigo Moraga es estudiante del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Chile (DIMEC U. Chile). Está en su último año de carrera, iniciando su trabajo de tesis. Es hijo único y desde la ciudad de La Serena se trasladó a Santiago para iniciar sus estudios de plan común de Ingeniería y Ciencias en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM).

En 2020 asumió como presidente del Centro de Estudiantes de Ingeniería Mecánica (CEIMEC) en plena crisis sanitaria. En la siguiente entrevista nos cuenta de sus motivaciones por ingresar a la carrera y por liderar el CEIMEC.

-¿Qué te motivó a estudiar Ingeniería Civil Mecánica?

Estaba entre dos carreras, no sabía si estudiar Ingeniería Civil Mecánica o Ingeniería Civil Eléctrica. Esa fue una de las razones por la que decidí ingresar a plan Común de la FCFM para poder tener tiempo en decidir con que especialidad continuar, y opté por Mecánica, y no me arrepiento. Además, me interesa trabajar con energías renovables, principalmente en el ámbito de producción. Justamente es el tema que estoy abordando en mi memoria.

-¿Qué destacarías de estos años en la Universidad?
Yo creo que conocer gente que viene de otras realidades, de distintas clases sociales. Yo vivía en una burbuja en La Serena y para mí ha sido muy entretenido la pluralidad que se vive en la Facultad.

-¿Y lo más difícil?
Llegar a Santiago sin conocer a nadie. Soy de La Serena y es muy distinto.

-Y luego de terminar la carrera, ¿ dónde te gustaría trabajar?
No lo tengo tan claro, pero me gustaría trabajar en una empresa pequeña de energía, idealmente en un ambiente más familiar. Me gustaba mucho lo que se vivía en el cuarto piso del DIMEC, porque todos compartíamos, compañer@s, académic@s y funcionari@s.

CEIMEC

Al centro de polera roja, Rodrigo Moraga, presidente del CEIMEC 2020, junto al equipo de estudiantes pertenecientes al Centro de Estudiantes.

-¿Qué te motivó a asumir el cargo de presidente del CEIMEC?
Yo quería ser parte del Centro de Estudiantes. Fue en el 2019 cuando Nicolás Díaz, mi amigo, fue presidente del CEIMEC. Con el Nico nos conocimos cuando fuimos compañeros de sección en nuestro primer año en la Universidad. Y fue ese año en que estaba entusiasmado de participar y me desempeñé como Encargado de Bienestar, aunque también colaboré comprando y apoyando en la organización de actividades. Fue una experiencia muy distinta a la del CEIMEC año 2020 porque con pandemia todo cambió.

-¿Cómo fue la experiencia de liderar el CEIMEC en pandemia?
Fue muy distinta. Yo tenía la imagen de cómo ser presidente del CEIMEC, de acuerdo a lo que hacía el Nico Díaz, y eso era de forma presencial, así que tuve que adaptarme, asumiendo también que todo iba a ser más lento que antes. En el verano del 2020 con el equipo del CEIMEC comenzamos a definir cuáles eran nuestros objetivos en base a una modalidad presencial, y después en marzo tuvimos replantearlos. Dado el contexto que estábamos viviendo tuvimos que enfrentarnos a los problemas urgentes, y entre esos nos dimos cuenta que faltaba algo que nos conectara entre estudiantes y académicos, por lo que comenzamos a organizar las primeras asambleas, que duraban cerca de tres horas, y que tenían una gran convocatoria.

-¿Quiénes participaban de estas asambleas?

Estudiantes, profesores y todos los miembros del CEIMEC, especialmente mechones y mechonas de ingeniería mecánica. Logramos coordinarnos entre estudiantes y académicos para contar con plazos en que pudiésemos entregar nuestras tareas a tiempo.

-Respecto a las clases online, ¿ cómo ha sido este proceso?
Bueno y malo. Hay cursos que aprecié mucho en forma remota porque se enfocaban en entregarnos conocimientos, además de contar con material complementario disponible. Me ayudó mucho más en mi aprendizaje. Sin embargo, hubo otros ramos en que a los profesores les costó conectar con el formato online.

Y a nivel emocional, el año pasado recuerdo haber estaba bien desmotivado con el tema de la pandemia, pero sí estoy agradecido porque he recibido harto apoyo en ese sentido de mi familia y la familia de mi polola, Catalina Cáceres, quien también estudia en el DIMEC U. Chile.

 

Por Carolina Conejeros, dimec.comunicaciones@ing.uchile.cl